Muchos  jóvenes en el mundo están haciendo el reto de la Ballena Azul, una lista de pruebas muy extrañas que termina en un suicidio. Más de 130 jóvenes en Rusia ya han muerto tras terminar la prueba.

El juego fue lanzado por la red social de Rusia símil a Facebook, Vkontakte, y su nombre se debe a las características naturales del animal marino, el que se acerca a las costas para morir por voluntad propia. Durante el último tiempo, el juego también se ha hecho popular en Sudamérica, con casos de suicidio en Colombia y Brasil.

Según lo que señala The Siberian Times, en los grupos de la red social los administradores del juego instauran diferentes pruebas.

Cómo funciona

El cumplimiento de los 50 desafíos es vigilado por unos “supervisores”, adolescentes con perfiles falsos o personas que viven en otros países, sin ninguna relación con los participantes, y que mandan los mensajes con las pruebas a las 04:20 de la madrugada. Entre los retos a ser superados hay algunos simples, como dibujar una ballena en un papel y otros más mórbidos, como cortar los labios, hacerse un agujero en la mano, tatuarse una ballena en el brazo con una gillette o pasar 24 horas sin dormir viendo películas de terror.

Los participantes deben mandar fotografías de que han cumplido con los retos a sus supervisores e incluso, subirlas a redes sociales como prueba bajo las etiquetas #i_am_whale y #bluewhalechallenge. Los adolescentes reciben mensajes en su teléfono o en perfiles de Facebook para unirse a grupos cerrados y poder participar en el juego.

¿Quién está detrás de la Ballena Azul?

Según un especialista y por los hechos ya ocurrido en Colombia, detrás de este siniestro «juego» se esconden personas con «trastornos mentales» o traumas infantiles relacionados con la violencia sexual o el maltrato que encuentran en la red la forma de «devolver» su sufrimiento.

«Los adolescentes no tienen capacidad de discernir entre el peligro del mundo digital y el real. A esas edades son muy manipulables»

Los jóvenes que realizan este tipo de prácticas «tratan de demostrarse a sí mismos y a los demás que son capaces de ‘ser alguien’ aunque sea suicidándose».

 

Alerta en Chile por la inminente llegada de este juego.

Ernesto Jimeno, comisario de la Brigada de Cibercrimen Metropolitana de la Policía de Investigaciones dice que en Chile, hasta ahora, no hay denuncias formales (al menos en esta unidad). “Sí nos han llegado correos y llamados de apoderados y colegios preocupados y para saber si es verdad”, dice.

El psicólogo de Clínica Santa María, Raúl Carvajal, cree que puede ser una actividad no muy masiva pero coherente con lo que ocurre hoy. “Las niñas se están cortando más que los niños. Se hacen daño, es una práctica bastante usual. Sienten angustia y prefieren el dolor para aplacar la angustia que no pueden manejar. A eso hay que sumar adolescentes que prefieren participar de un juego de rol como vida paralela, más aún si están pasando por situaciones difíciles. Niños que tienen depresiones profundas que dejan el contacto social y personal, por el computador.

Prácticas como esta nos hacen comenzar a dudar del estado psicológico real de los jóvenes, quienes son capaces de creer en las instrucciones de gente malintencionada, e incluso atentar contra sus propias vidas gracias a la presión social de terminar el juego de manera correcta.

¿Somos padres invisibles en estos juegos?

¿Cuánto influye el Internet y las redes sociales en las acciones de los jóvenes?

¿Qué acciones deberíamos tomar como padres?

Comenta junto a nosotros y deja tus comentarios o inquietudes.

Lupah Marketing Digital